lunes, 3 de septiembre de 2007

El Rey Midas pierde sus poderes


La serpiente multicolor ha arrancado, y, por tierras gallegas poco frecuentadas por la Vuelta en la última década, nos ha dejado tres etapas con mucho que contar. Tres etapas que han recordado mucho a la primera semana del Tour, donde todos los años algún favorito se dejaba muchas de sus posibilidades en la general. Ya fuera porque es la carrera más importante de las grandes vueltas, cierto es que ni en el Giro ni en la Vuelta se producen en la primera semana tal número de caidas similares a las que pueda tener la Grande Boucle. En la Vuelta, por ejemplo, siempre han sido más típicos los fenomenales abanicos que se encargaba de formar Manolo Saiz para dinamitar la carrera con su extinta formación ONCE. Pues bien, parece que este año esa tradición de viento ha cambiado, y en estos tres primeros días han sido las caidas las protagonistas, ya que han afectado a muchos de los favoritos (sino de los máximos, si gente de segunda fila). Hagamos un repaso.

En la primera etapa, con salida y llegada en la ciudad de Vigo, se producía una caida en la que se veían involucrados el italiano Damiano Cunego (una incógnita para la Vuelta, ya que cuando hablé con él a principio de temporada, me dijo que no entraba en sus planes) y el norteamericano Tom Danielson, la gran baza para mí de Discovery (sexto y ganador de etapa el año pasado). El primero sufrió fuertes contusiones en la rodilla y se llevó un "botín" de 30 puntos de sutura, mientras que el segundo, se vió obligado a retirarse cuando pretendía mejorar lo del año pasado. Dos de los buenos para la general (salvo recuperación milagrosa de Cunego a lo Valverde o Heras), fuera de combate a las primeras de cambio.

En la segunda etapa, con llegada en Santiago (bastante dura y muy bonita), a 2 kilómetros de meta, Koldo Férnandez del Euskaltel hizo el afilador intentando ganar la posición a Bennati, líder de la carrera. Los dos al suelo y con ellos una montonera de aupa, en la que sólo unos 20 corredores pasaron delante. Corredores entre los que cabe destacar a Sastre y Menchov, ambos muy bien colocados y que lograron evitar la caida. El peor parado fue Carlos Castaño, el corredor de Karpin que tan buenas sensacionse trasmitía después de la Clásica a los Puertos, dodne finalizó por detrás de Valverde. Otro de los damnificados fue el gallego Oscar Pereiro. Siendo sincero, creo que esta caida hasta le va a venir bien, para poder excusarse después sino va en la carretera. Y es que Pereiro siempre habla más de la cuenta. Al igual que en el Tour se las da de máximo favorito, cuando no está al nivel de los primeros espadas (Sastre, Menchov o Evans). Personalmente, lo veo colocado a partir del quinto puesto, pero ni mucho menos pienso que sea favorito a ganar, más cuando nunca ha disputado una Vuelta con los mejores y en los Tours que tuvo en condiciones normales ha tripitido el décimo puesto. Ahora, si las cosas no le salen, ya tiene algo en que excusarse. Veremos a ver si es capaz de pelear con los mejores o, por el contrario, aduce un no muy buen rendimiento a esta caida (esperemos que no).

En la etapa de hoy, con llegada en Luarca (ya hemos llegado a Asturias), el principal daminificado ha sido Haimar Zubeldia. Ha entrado último, en solitario, y a 11 minutos, después de caerse al tropezar con un cono en la carretera. Más gente que ha perdido tiempo hoy han sido Gárate (viene a por etapa), Markus Fothen (parece que viene de paseo), el joven valor de Saunier Alberto Férnandez de la Puebla (hoy se ha caido, pero dará que hablar cuando se empine la carretera) o Cunego, el cual parece afectado por los puntos en la rodilla.

Mañana es el primer test para los favoritos, con la llegada a los Lagos. Es una etapa unipuerto, donde no se preveen diferencias por encima del minuto. Marchante llega muy fresco y con muchas ganas, ya que va avisando de que la tiene marcada para ganarla. Mis favoritos no son los hombres que se disputarán la general al final, sino alguien que esté más o menos bien, pero que no pelee con los mejores al final (tipo Di Luca el año pasado, que llegó con Brajkovic en la Covatilla por delante de los favoritos). Ojo con el "follador" Igor Antón. El ganador será el nuevo líder de la carrera, salvo que lleguen varios juntos (cosa también bastante probable) y decida el puestómetro.

El líder actual de la carrera es el protagonista del post de hoy. El cántabro Oscar Freire, se anotó en Santiago la etapa, después de vencer el sprint mínimo a consecuencia de la caida, y se enfundó el maillot oro por el puestómetro, el cual ha mantenido hoy, al ser en ambas etapas (1ª y 3ª) segundo. Freire ha sido siempre nuestro Rey Midas particular. Carrera a la que iba, la hacía de oro. Su andadura comenzó en Verona, en el 99, cuando siendo prácticamente un desconocido, y después de una temporada bastante parado a causa de las lesiones (eternas lesiones), Antequera daba la sorpresa al llamarlo apenas dos semanas después de haber vuelto a competir después de una larga lesión. Allí se metió en el corte bueno, y, aprovechando la vigilancia de los capos que iban en el corte (Casagrande, Ullrich, Camenzind, Vandenbroucke, Konyshev), lanzó el ataque decisivo que le permitió colgarse el oro y el arcoiris. A partir de ahí, el ciclismo español contaba con un nuevo sprinter de garantías para afrontar todas las pruebas. Y así lo hizo ver en el año 2000. Ganó dos sprints en Tirreno, y dos etapas en la Vuelta, además de dejarse ver en las clásicas, siendo tercero en San Remo (nuestro mejor resultadoen décadas), noveno en la Amstel, quinto en San Sebastian (en aquella maravillosa victoria de Dekker) o sexto en Zurich. A partir de ahí, pues todos sabemos su palmarés. Dos Mundiales más, etapas en Tour y Vuelta, en pruebas Pro Tour, en clásicas e incluso este año se ha atrevido con el adoquín, y se subió al podio en Wevelgem. En definitiva, un ciclista hehco de otra pasta, que se tira gran parte de la temporada sin competir, apra después convertir en oro allá por donde corre. Y esa culminación fue el jersey de líder de la Vuelta. Un jersey que, aun así, me plantea muchas dudas en cuanto a la magia de Freire. El auténtico Rey Midas, el auténtico Freire, no dejaba escapar tantas oportunidades como lo está haciendo este año. En el Tour le ganaron en dos etapas que tenía gran ventaja, en una incluso un hombre más lento que él como Pozzatto. En Hamburgo se despistó y permitió que un sobresaliente ataque de Ballan le privara de la victoria. Y ahora en la Vuelta ha sido segundo dos veces en dos sprints donde era el más fuerte, pero por mala colocación no ha podido superar a los ganadores (Bennati y Bettini). Falta menos de un mes para el Mundial, y se ve a Freire con muy buenas condiciones y sensaciones. Pero que espabile para determinadas situacions de sprints. Porque se ve que el Rey Midas pierde sus poderes.

Xaby

2 comentarios:

Sinkewitz dijo...

todos somos Humanos, y Freire lo es, quiza este año no esta teniendo tanta suerte en lso sprints, la cada vez mas proliferacion de hombres rapidos pasan factura

por cierto, tras lagos hoy, quien ves de revelacion de la vuelta?

ves a devolder lider antes de cerler?

Masten dijo...

Bueno, Freire siempre se ha caracterizado por ser más listo que los demás, ya que ha ganado muchos sprints donde no era ni de lejos el más rápido. Parece que ahroa las cosas cambian.

Para la Vuelta no veo sorpresas, los 3 primeros saldrán de entre Sastre, Evans, Menchov, Pereiro, Samuel Sánchez y Marchante. El resto creo que vienen bastante por detrás. No veo ninguna revelación de momento (aunque sí muchas decepciones, empezando por tu querido Dani Moreno). Acerca de Devolder, ten en cuenta que ha empezado la ascensión con 3 minutos de ventaja, y no muy desgastado, ya que la fuga era de 30 hombres y llevaba a Van Goolen con él. Y se ha dejado 3 minutos con los favoritos. Sinceramente, no le auguro más del top10. Y mucho menos vestirse de oro.

Un saludo y gracias por el comentario.